Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2010

Estrella Fugaz

Guillermo se convirtió de la noche a la mañana en el actor más solicitado del país, no tardó demasiado en ocupar papeles secundarios en Hollywood, destacándose entre los protagonistas por su gran capacidad, su talento fue reconocido en más de una ocasión y en poco tiempo se hizo acreedor de premios muy importantes. Así como llegó la fama, llegaron los escándalos. Bebidas, drogas y mujeres fértiles, fueron su karma gracias a los periodistas. Perdió papeles importantes gracias a los críticos que se dedicaron a perjudicar su carrera con historias exageradas de su vida diaria. Su odio público hacia la industria contribuyó para fundamentar a los que realizaban los contratos y se vio obligado a elaborar personajes intrascendentes. Un viernes por la noche, luego de un par de vasos de whisky, Bill, así es como lo llamaban sus amigos, se presentó en un programa de televisión que transmitía un canal cultural, se llamaba “Estrella fugaz”, y citaban a grandes artistas que arañaron el “sueño americ…

El ojo de la cerradura

A esta altura me resulta imposible salir de este pozo, me arrojan sogas para rescatarme y se cortan ni bien intento treparme, las siguen arrojando, pruebo una vez más y vuelvo a caer, resignado, me quedo tirado en el piso. Se oyen truenos a lo lejos, la gente que antes miraba hacia al fondo del agujero ahora mira hacia arriba, preocupada, en unos minutos la tormenta estará sobre todos nosotros, ellos se alejan, se dirigen a sus refugios, donde permanecerán a salvo, calentándose entre ellos en sus habitaciones. Un diluvio impresionante se desata sobre el bosque donde me encuentro, tiemblo de frío y cada tanto toso, el agua comienza a llenar mi fosa, una hora después me encuentro parado para poder respirar, las gotas de lluvia que impactan en el agua me salpican en el rostro, minutos más tarde me veo pataleando para poder alcanzar la superficie, estoy a punto de ahogarme y el final del hoyo se encuentra demasiado lejos todavía… El agua no cesa, las paredes de mi pozo lucen como chocolate…

Poesía sucia II

Encerrémonos en un pequeño cuarto y encendamos cientos de cigarrillos, hasta que el celeste y el marrón de nuestros ojos se vuelvan rojos...
Bebamos todo el alcohol del mundo hasta que nuestros vasos se erosionen sin que lleguemos a marearnos... Prendamos fuego las plazas y los parques con libros de autoayuda... Dejemos con la duda al psicólogo, al médico y al policía de saber quienes son los más sanos...

Ya no vas a tener que esconderte para que puedan verte en todos lados... Ya no vas a querer gritar a solas con tu libertad esperando que tu mente te dibuje las persianas... Ya no vas a preocuparte por aquellos que corrigen tu futuro, sometiéndote a leer a cualquiera, menos a mí, en tus mañanas... Ya no vas a soñar de pie que estamos acostados...

Que se pudran todas las manzanas, que se quemen todos los destinos escritos, que se mueran todos los perros domesticados, pero que nunca, pero nunca, se vayan esas ganas de cagarnos a tiros...

Alucinando fuego...

Empiezo por el pelo, continuo dibujando la cara, siempre uno empieza por lo que menos le cuesta, lo que más recuerda, le hago los ojos, la nariz, la boca, me detengo un rato ahí y le doy un beso, todavía no le doy vida, por lo tanto los ojos permanecen abiertos, a medida que la imagino mis manos se mueven solas, no se quieren detener… En el cuello debo admitir que también me colgué, respire, mordí, besé, me perdí… Mis manos dejaron de dibujar, ¿Qué pasó? Aaah, claro, dibujaron sus pechos, les ordeno que continúen, mientras tanto también la beso ahí, mis manos se mueren de celos y dibujan con bronca, ¡por suerte! Cuando la ira acude al arte es imposible que surja algo feo. Su silueta es increíble, única… Estoy agachado, besando su panza, las manos procedieron con las piernas, anterior a eso se habían perdido en su cola, la hicieron exacta, será porque la conocían más que yo… Las piernas, ¡por Dios, las piernas! Que excelente trabajo que hacen ahí, ya casi está terminada… ¡Al fin los pi…

Poesía sucia I

¿Pueden desconectar el teléfono?
¡Siento mis neuronas como astillas! Cuando recobre mis energías voy a salir corriendo hacia tu casa... Me olvido el nombre de algún artista llenando una base de datos, creo que por un rato voy a colgar mis ojos en la avenida...
Puedo hasta decidir cuando quiero que pases, y a su vez elegir que ropa quiero que uses. Sin que vos te des cuenta tengo el control absoluto...
¿Te imaginarás caminando hacia algún lado conmigo? ¿Te imaginarás que sigo tus pasos en todo momento? En todo caso, ¿te imaginarás que de este lado del vidrio hay seres vivos?
Trato de esquivar mi reflejo y no perderte de vista, te sigo hasta la colina donde cruzas las vías hasta que el celoso del Sol me encandila, una lupa le da fuerzas a un rayo para quemar los besos que te tiro desde acá...
Es curioso como la gente confía en mi traje, mis cordiales palabras y mi mirada segura, no saben que estoy más loco que el mendigo que escondió una petaca de Whisky en su deteriorada campera...
Ya no soporto ver …

Cortado Verde

Siempre creyó que su falso conocimiento intimidaba a las personas, que el solo hecho de que los demás hicieran silencio cuando él hablaba, era porque resultaba interesante, novedoso. Nadie lo soportaba en realidad... Su capacidad para acaparar la atención de todos, se basaba en su tono de voz, en su constante grito entabacado. Solía levantarse de su silla para hablar, y hacer pasos cortos en dirección a los que lo rodeaban, hasta casi chocarlos. De vez en cuando hacía silencio para escuchar a los demás, pero arruinaba el espectáculo con una risa exagerada que apagaba hasta la carcajada más contagiosa. No tardó mucho en convertirse en el insoportable del Bar... El trabajo de él consistía en musicalizar cualquier tipo de eventos que le soliciten, hacia alarde de su destreza constantemente, hasta denigrar al que ni siquiera había dado una opinión al respecto. Por el solo hecho de no saber, él quería hacerte quedar mal. Algunos protectores de fracasados lo defendían por su buen oído, cuando…

¿Para qué nos fuimos?

Yo no creo que saber eso sea de suma importancia como para andar perdiendo el poco tiempo que tenemos. Y si me permite, se lo voy a fundamentar…
Desde que nacemos, nos introducen a un mundo en el que la prohibición es un método de aprendizaje, nos privamos cada vez más libertades y creemos que de ese modo se solucionan los problemas. Mientras más policías hay, más seguros estamos. Completos ilusos. “No subas, que te vas a caer”, oí decirle a una madre a su hijo en la plaza, ¿porque no lo deja caer? ¿Por qué no deja que su hijo se lastime, que conozca el dolor, que vea sangre? ¿Hay algo malo en eso?
Al igual que en la niñez, en la adolescencia (ésta en mayores oportunidades), nos vemos sometidos en situaciones que definen nuestra personalidad, experiencias amargas que nos dan forma como a una pieza de madera tallada con un cuchillo viejo, deteriorado. De algún modo u otro podemos asumir que no todo en esta vida es miserable, disfrazamos continuamente nuestra soledad con otras personas, o…

Tiempos friolentos..

Se cortó la luz en mi trabajo mientras escribía, y al darme cuenta que no lo había guardado, grito: “LA RE CONCHA DE SU MADRE!”. Justo entraba una clienta conocida, ella sonríe y luego se va sabiendo que no íbamos a poder ayudarla. Me aburro y salgo a fumar un cigarrillo. Pasan las hermanas “Cosmopolitan”, una rubia y una morocha, hermosas, los gritos y silbidos de los albañiles tapan los sonidos del tren, increible! Verdaderos animales salvajes... Justo cuando estaba por apagar el cigarrillo, aparece Carlos, el portero del edificio donde está la oficina, es una de esas personas que solo hablan de cosas que sucedieron en el día y se sabe, absolutamente, toda la vida de los personajes de su anécdota, como un Gabriel García Márquez, pero del chisme. BOOM! Le disparo en el estómago.. Ojalá! Espero que haga un silencio y entro de nuevo a la oficina, hacía mucho frio. La luz todavía no volvió, saco un Té “Vick” de uno de mis cajones, estoy congestionado y con el pecho hecho bolsa. Abro el so…

Chupate esta mandarina mecánica!

Luego de varios años pegando los mocos debajo de la mesa, de hacer barquitos con los boletos de los colectivos, de levantarme los domingos a las 6 de la tarde con aliento a inodoro de boliche, de masturbar al cerebro en busca de ideas para no caer en la depresión de una cabeza desocupada (o tal vez abandonada), he decidido encerrarme en mi casa, sentarme frente a mi computadora y escribir cualquier cagada que se me antoje! Eso es vida la re putisima madre que me parió! Aaaaaaaaaaaaaahhhhhh! Mi vida apesta!
No tengo ni la más puta idea de lo que se va a publicar semana a semana, espero estar iluminado para no ser tan oscuro a la hora de escribir, quiero que sepan que cualquier aporte para este colectivo de la inmadurez, es siempre bienvenido..
Quisiera agradecerles a los hijos de puta que creyeron en mi, manga de ilusos! A las personas que me acompañan en mis actividades extra laborales, manada de forros! A mis amigos que aplauden cualquier estupidez que sale de mi boca, atado de lame cu…