Ir al contenido principal

Poesía sucia II


Encerrémonos en un pequeño cuarto y encendamos cientos de cigarrillos, hasta que el celeste y el marrón de nuestros ojos se vuelvan rojos...
Bebamos todo el alcohol del mundo hasta que nuestros vasos se erosionen sin que lleguemos a marearnos...
Prendamos fuego las plazas y los parques con libros de autoayuda...
Dejemos con la duda al psicólogo, al médico y al policía de saber quienes son los más sanos...


Ya no vas a tener que esconderte para que puedan verte en todos lados...
Ya no vas a querer gritar a solas con tu libertad esperando que tu mente te dibuje las persianas...
Ya no vas a preocuparte por aquellos que corrigen tu futuro, sometiéndote a leer a cualquiera, menos a mí, en tus mañanas...
Ya no vas a soñar de pie que estamos acostados...


Que se pudran todas las manzanas,
que se quemen todos los destinos escritos,
que se mueran todos los perros domesticados,
pero que nunca, pero nunca, se vayan esas ganas de cagarnos a tiros...

Comentarios

  1. Sería una farsa que escriba poemas melosos y cursis, jaaa! Gracias "All you Need"!

    ResponderEliminar
  2. Che, parece una letra de los redondos o algo así. Melodiala!!! Es decir, ponele melodía!!!

    ResponderEliminar
  3. Jaaaaaa! Voy a solicitar la ayuda de mi amigo Ruben pa' eso, le voy a pedir que me la melodíe, jaaaaaa!

    ResponderEliminar
  4. Nos hemos llevado este textito a la Radio Copyleft

    http://radio-copyleft.blogspot.com/2011/06/radio-copyleft-64.html

    Gracias por compartir!!!

    ResponderEliminar
  5. me gusta este realismo... para mi este genero de poesia es el mejor del mundo, para que los siquiatras, si tenemos nuestra poesia... la cruda , la sucia!
    hermoso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La teoría de la media

¡Basta! Una vez más que te piense O te sueñe Y me voy a ir a vivir a mi cabeza. Ya lo decidí, Doy vuelta la media. Sacrifico mi inestable vida Por la monotonía De tu cuerpo sobre el mío. Me pregunto Si existe una ley que ampare Los cerebros invadidos. Por supuesto que no. Tu conquista es universal. Tu beligerancia, etérea. Manipulaste todos los medios En tu campaña para enamorarme. Como a un político, Veo tu cara donde quiera que vaya… ¡No! ¡No puedo compararte con eso! Perdón. Pero ayudame. Rescatame de esta situación Que no tiene más remedio que tu risa. Alejame de la atrocidad De querer pensarte tanto. ¡No sobreviviría! Las facturas seguirían llegando. Al alquiler lo continuarían cobrando. El propio sistema Se encargaría de eliminarme Antes de que yo a ti. Obviamente. Si yo no pretendo hacerlo. Continuaría insistiendo con la teoría de la media Aún en condición de calle. Hasta que ya no quede Ni inestabilidad Ni monotonía. Ni vos Ni yo Ni este humillante amor mendigado.

Poesía sucia I

¿Pueden desconectar el teléfono?
¡Siento mis neuronas como astillas! Cuando recobre mis energías voy a salir corriendo hacia tu casa... Me olvido el nombre de algún artista llenando una base de datos, creo que por un rato voy a colgar mis ojos en la avenida...
Puedo hasta decidir cuando quiero que pases, y a su vez elegir que ropa quiero que uses. Sin que vos te des cuenta tengo el control absoluto...
¿Te imaginarás caminando hacia algún lado conmigo? ¿Te imaginarás que sigo tus pasos en todo momento? En todo caso, ¿te imaginarás que de este lado del vidrio hay seres vivos?
Trato de esquivar mi reflejo y no perderte de vista, te sigo hasta la colina donde cruzas las vías hasta que el celoso del Sol me encandila, una lupa le da fuerzas a un rayo para quemar los besos que te tiro desde acá...
Es curioso como la gente confía en mi traje, mis cordiales palabras y mi mirada segura, no saben que estoy más loco que el mendigo que escondió una petaca de Whisky en su deteriorada campera...
Ya no soporto ver …