Ir al contenido principal

El ojo de la cerradura


A esta altura me resulta imposible salir de este pozo, me arrojan sogas para rescatarme y se cortan ni bien intento treparme, las siguen arrojando, pruebo una vez más y vuelvo a caer, resignado, me quedo tirado en el piso. Se oyen truenos a lo lejos, la gente que antes miraba hacia al fondo del agujero ahora mira hacia arriba, preocupada, en unos minutos la tormenta estará sobre todos nosotros, ellos se alejan, se dirigen a sus refugios, donde permanecerán a salvo, calentándose entre ellos en sus habitaciones. Un diluvio impresionante se desata sobre el bosque donde me encuentro, tiemblo de frío y cada tanto toso, el agua comienza a llenar mi fosa, una hora después me encuentro parado para poder respirar, las gotas de lluvia que impactan en el agua me salpican en el rostro, minutos más tarde me veo pataleando para poder alcanzar la superficie, estoy a punto de ahogarme y el final del hoyo se encuentra demasiado lejos todavía…
El agua no cesa, las paredes de mi pozo lucen como chocolate derritiéndose, al mirar hacia arriba las gotas de lluvia se ven como estrellas inquietas, como si yo viajara a la velocidad de la luz. Mi cabeza se asoma en la superficie del verde y brillante césped, alcanzo a tirar unos manotazos hacia el pero es inútil, me resbalo fácilmente, al final me aferro con fuerza al suelo, enterrando mis dedos en el, logro salir de ahí y me acuesto. No puedo mover mis brazos, mucho menos mis piernas, solo me concentro en respirar, cuando de pronto, siento un aliento caliente en mi cara seguido de una caricia húmeda, como el de una lengua, es un perro, negro con algunas manchas blancas en su cara, no sabría identificar la raza, solo noto que luce muy triste. Comienza a ladrar hacía los arboles, donde puedo divisar entre los troncos una luz fluorescente, que prende y apaga como si se tratara de un corto circuito. Me acerco hacia allá, la lluvia se detuvo, a los metros me doy cuenta que el fiel compañero que me guió hacia ahí no estaba conmigo, me doy vuelta y lo veo introducirse en el pozo, inmediatamente corro hacia a él. Al llegar allí me encuentro con el pozo sin agua, donde se puede ver en el fondo huesos de un ser humano, salvo el cráneo, el cráneo es de un animal, como el de un perro… Asustado me alejo de allí rápidamente…
Camino rápido, no corro, es de noche y las nubes todavía no dejan ver la luna. Me tropiezo con un tronco y caigo sobre otro un tanto más grande, el golpe es directo a la cabeza, estoy un poco aturdido y siento como la sangre recorre mi cara, segándome. Me limpio los ojos y me levanto, la luz fluorescente sigue ahí. Ya casi llego, se escuchan niños gritándose entre ellos, como peleando, golpeo la puerta y esta se cae. Lo primero que veo es un hombre sentado en un sillón mirando fijamente hacia una ventana que se encontraba a un costado de la habitación, tiene un control remoto en la mano derecha y se ve de muy mal humor, detrás de él, a mi derecha, unos niños un tanto obesos comen sin parar, trepándose a la mesa peleando por la comida, me llama la atención que tanto el señor como los niños tienen una soga atada a su cuello, dejando colgar un tramo corto de la misma, como si se tratara de una corbata. Los chicos se detienen solo para mirarme, ninguno dice nada, solo mastican. El hombre me mira y me arroja el control remoto al grito de “¡FUERA DE MI CASA!” Me alejo rápido del lugar dando la vuelta a la casa, para continuar por el sendero que desemboca en este hogar, amargo hogar. Al pasar por la ventana lo observo al tipo que continúa con la vista dirigida hacia la ventana, esta vez yo estoy detrás de ella, puedo verlo a los ojos, me muestro completo en la ventana, no parece verme, sonríe…
Se hace difícil caminar con tanto barro por este pequeño camino, por lo que voy con la cabeza gacha para tener más cuidado en donde piso, alzo la mirada un segundo y veo una mujer con un vestido blanco, el final del vestido está manchado con barro, su piel tan pálida como su ropaje y su pelo rubio aun mojado, camina con su cabeza gacha también, pero no creo que por seguridad de sus pasos. Se cae a un charco, al ver que sus intentos en ponerse de pie son inútiles, me acerco para ayudarla y le extiendo una mano, me la corre de un manotazo.
¡No me toques hijo de puta! Puedo sola…
Déjame ayudarte…
No necesito ayuda…
Logro ver que tiene un corte en su pecho que no para de sangrar, unos hermosos ojos, rojos como su herida, irradian tristeza y odio a la vez, se aleja rápido de mí. Entra a la casa donde yo había sido echado, se escucha un grito del hombre seguido de un disparo, no alcanzo a oír lo que dijo. El hombre de la ventana sale de la casa y me mira fijo, algo brilla en su mano derecha, es un revólver, me quedo observándolo hasta que comienza a alzar su mano y me apunta, desaparezco antes de que dispare. Al instante la misma herida de la chica se abre en mi pecho…
Estoy confundido, solo y también con heridas en mi cabeza y mi pecho, el miedo fue reemplazado por la ansiedad, la ansiedad de salir lo antes posible de este lugar. Sigo caminando, ya sin rumbo, deje el camino de barro para perderme entre los árboles, escucho a alguien cantar a lo lejos. La escucho cada vez más cerca a esa increíble voz, desconozco lo que canta pero es muy placentero oírla. Es un viejo, está sentado en lo queda de un árbol que fue cortado por la mano del Hombre, como tantos que se encontraban alrededor de él. Veo que el cantante observa hacia arriba y entre su barba blanca deja ver una sonrisa. Mira a la luna, que se asoma entre las nubes que van desapareciendo, la mira con amor, por lo que interpreto que es a ella a quien le canta. Aparece un tipo vestido de azul por detrás de él y lo golpea con un palo hasta matarlo.
¡¿Por qué hace eso?! - Le grito...
Usted no se meta y siga caminando…
Pero, ¡¿Por qué lo golpea?! ¡¿Qué hizo de malo?!
Cantaba nene, cantaba… Dale, rajá de acá…
Recojo una piedra del piso y se la arrojo con toda mi fuerza, el golpe es directo a la cara, creo que lo maté, eso me pone contento por un rato, pero no puedo dejar de pensar en el pobre hombre que cantaba y la mujer del vestido blanco. Mis manos comienzan a sangrar, no comprendo por qué…
La luna ilumina el extenso bosque y puedo ver donde terminan los arboles, me dirijo hacia allá. Cuando llego a campo abierto, veo un resplandor que se asoma desde el suelo verde que se extiende después del arbolado, al llegar ahí me encuentro parado al borde de un abismo. Muchos metros hacia abajo, se deja ver el resto del monte completamente en llamas, me seco una lágrima y regreso la mirada hacia el oscuro bosque. El hombre de azul con el rostro cubierto de sangre; el viejo, bañado de ese mismo color rojo, acaricia al perro negro que mueve la cola salpicando agua por todos lados; la mujer de blanco con un hueco que sangra en su frente, me sopla un beso que escondía en su mano; el hombre con su revólver plateado; los niños con sus mejillas manchadas de grasa, con pedazos de carne en sus manos, no dejan de comer. Todos me miran, con bronca, con amor o con tristeza, pero todas sus miradas me dicen lo mismo, me invitan a arrojarme desde el barranco, lo supe al instante, por lo que me dejo caer hacia atrás. Estoy cayendo, muy lentamente, el calor de las llamas comienza a sentirse, me doy vuelta en el aire, el fuego me encandila antes de que llegue a rozarlo…
Mateo… ¡Mateo!
La vista comienza a aclararse y me encuentro parado frente al pozo…
Hijo, no te acerques tanto al pozo que podes caerte…
La empujo arrojándola al fondo del hoyo, ella y su insoportable caniche caen rápidamente en el fondo, se escucha un llanto entre las quejas de dolor, no se oye al perro, por lo que creo que murió al instante. Me acuesto en el verde césped con la cabeza al borde del insaciable hueco, la melodía de aquel viejo se me viene al instante y comienzo a cantarla con la luna y las estrellas como mi enardecido público que brillan más que nunca…
Sonrío y cierro los ojos, me imagino sentado en la luna, observando a un niño acostado al borde de un pozo, formando con su cuerpo el ojo de una cerradura en el suelo, espío por el ojo y lo que veo me retuerce el estomago, me hace un nudo en la garganta y me exprime los ojos hasta soltar una lagrima, al alejar la vista de la cerradura, una gota de sangre sale de ella…
Vuelvo a abrir los ojos, sigo tendido en el césped donde se encuentra el pozo donde todavía se siente el llanto de mi madre. La sonrisa se borró junto con la canción…

Comentarios

  1. Psicodélico relato Mr. Nico!!!!!!!! Cuántas imágenes sugerentes y en todo momento, un halo de demencia rodeándo las escenas!

    ResponderEliminar
  2. Volví Neto, jajaaa, me había olvidado lo bien que me hacía esto... Feliz cumpleaños maestro! Espero que lo este pasando de lujo..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Poesía sucia II

Encerrémonos en un pequeño cuarto y encendamos cientos de cigarrillos, hasta que el celeste y el marrón de nuestros ojos se vuelvan rojos...
Bebamos todo el alcohol del mundo hasta que nuestros vasos se erosionen sin que lleguemos a marearnos... Prendamos fuego las plazas y los parques con libros de autoayuda... Dejemos con la duda al psicólogo, al médico y al policía de saber quienes son los más sanos...

Ya no vas a tener que esconderte para que puedan verte en todos lados... Ya no vas a querer gritar a solas con tu libertad esperando que tu mente te dibuje las persianas... Ya no vas a preocuparte por aquellos que corrigen tu futuro, sometiéndote a leer a cualquiera, menos a mí, en tus mañanas... Ya no vas a soñar de pie que estamos acostados...

Que se pudran todas las manzanas, que se quemen todos los destinos escritos, que se mueran todos los perros domesticados, pero que nunca, pero nunca, se vayan esas ganas de cagarnos a tiros...

La teoría de la media

¡Basta! Una vez más que te piense O te sueñe Y me voy a ir a vivir a mi cabeza. Ya lo decidí, Doy vuelta la media. Sacrifico mi inestable vida Por la monotonía De tu cuerpo sobre el mío. Me pregunto Si existe una ley que ampare Los cerebros invadidos. Por supuesto que no. Tu conquista es universal. Tu beligerancia, etérea. Manipulaste todos los medios En tu campaña para enamorarme. Como a un político, Veo tu cara donde quiera que vaya… ¡No! ¡No puedo compararte con eso! Perdón. Pero ayudame. Rescatame de esta situación Que no tiene más remedio que tu risa. Alejame de la atrocidad De querer pensarte tanto. ¡No sobreviviría! Las facturas seguirían llegando. Al alquiler lo continuarían cobrando. El propio sistema Se encargaría de eliminarme Antes de que yo a ti. Obviamente. Si yo no pretendo hacerlo. Continuaría insistiendo con la teoría de la media Aún en condición de calle. Hasta que ya no quede Ni inestabilidad Ni monotonía. Ni vos Ni yo Ni este humillante amor mendigado.

Poesía sucia I

¿Pueden desconectar el teléfono?
¡Siento mis neuronas como astillas! Cuando recobre mis energías voy a salir corriendo hacia tu casa... Me olvido el nombre de algún artista llenando una base de datos, creo que por un rato voy a colgar mis ojos en la avenida...
Puedo hasta decidir cuando quiero que pases, y a su vez elegir que ropa quiero que uses. Sin que vos te des cuenta tengo el control absoluto...
¿Te imaginarás caminando hacia algún lado conmigo? ¿Te imaginarás que sigo tus pasos en todo momento? En todo caso, ¿te imaginarás que de este lado del vidrio hay seres vivos?
Trato de esquivar mi reflejo y no perderte de vista, te sigo hasta la colina donde cruzas las vías hasta que el celoso del Sol me encandila, una lupa le da fuerzas a un rayo para quemar los besos que te tiro desde acá...
Es curioso como la gente confía en mi traje, mis cordiales palabras y mi mirada segura, no saben que estoy más loco que el mendigo que escondió una petaca de Whisky en su deteriorada campera...
Ya no soporto ver …