Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2017

Barcelosa

Nuestras miradas se encuentran Y por segundos No hacen otra cosa Que sugerir imágenes
Una inmensa ola Golpea con certeza Contra una tormenta de arena
El viento se vuelve sólido Y crea un puente Entre el cielo y la tierra Donde un montón de perros Corren alborotados y contentos
Un árbol Crece espontáneamente Desde el fondo de una pileta de cemento Y bajo su enorme sombra Un puñado de viejos desnudos Bailan y se abrazan
Tu sonrisa quema el rollo de celuloide Y la película se interrumpe Tu abrazo aparece de inmediato Como el acomodador amable que pide disculpas
Se enciende una luz de emergencia Y una bola de espejos
Como engranajes Nuestros pasos se sincronizan Con los latidos de Pugliese Y recorremos la pista ciegos Con la verticalidad del sexo que pronuncia el bai…
Interrumpimos esta prosa de almíbar Para clavar una estaca en uno de los corazones. Contrario a todo Solo muere el que apuñala Y el corazón abierto Lo invita a pasar Como si fuese un teatro de carne
Sobre el escenario Los actores Parecen refugiados Lamentando pér…

Manija

Pensaste que era la soledad, te masturbaste y seguiste manija. Pensaste que eran tus amigos, los puteaste y seguiste manija. Pensaste que era la lluvia, te secaste y seguiste manija. Pensaste que era el país, pediste un cambio y seguiste manija. Pensaste que era el pelo, lo ataste y seguiste manija. Pensaste que era el perro, lo soltaste y seguiste manija. Pensaste que era tu madre, la abrazaste y seguiste manija. Pensaste que era tu padre, lo reemplazaste y seguiste manija. Pensaste que era la bici, la inflaste y seguiste manija. Pensaste que era el globo, lo pinchaste y seguiste manija. Pensaste que era la gente, la escupiste y seguiste manija. Pensaste que eran tus hermanos, los aceptaste y seguiste manija. Pensaste que era la rubia, tomaste negra y seguiste manija. Pensaste que era el sexo, mentiste y seguiste manija. Pensaste que era el cigarrillo, lo encendiste y seguiste manija. Pensaste que era la televisión, la apagaste y seguiste manija. Pensaste que era el camino, lo atravesaste y seguiste…

Loco Motor

Trenes Te escucho arengar Y no creo más que en trenes
Lo injusto se viste de azul Y tu grito Es el traqueteo orgánico del error de la máquina Que te pensó en engrane Y le jugaste en contra
Pienso en trenes si te veo solo Porque hasta la locomotora errante sin bagaje Siembra el respeto a su paso
Pero también veo a un vagabundo Buscando París en Texas Y muchos hermanos Queriéndote alejar de tu propósito Corriendote de la línea
Pero sos obstinado Cómo tu madre Que forjó tu hierro A su semejanza
En tren se desplaza la orquesta Que reposa en tus hombros Rectos y elegantes Y sumergen notas con golpes cortos En el tibio río de tu filosofía Quisiera incorporar tu teoría De ir contra la corriente Pero siempre para adelante
Forajido de sueño intimidante Te hiciste un corazón gigante Para el refugio tibio de los indecentes

para el Negro dancer

La teoría de la media

¡Basta! Una vez más que te piense O te sueñe Y me voy a ir a vivir a mi cabeza. Ya lo decidí, Doy vuelta la media. Sacrifico mi inestable vida Por la monotonía De tu cuerpo sobre el mío. Me pregunto Si existe una ley que ampare Los cerebros invadidos. Por supuesto que no. Tu conquista es universal. Tu beligerancia, etérea. Manipulaste todos los medios En tu campaña para enamorarme. Como a un político, Veo tu cara donde quiera que vaya… ¡No! ¡No puedo compararte con eso! Perdón. Pero ayudame. Rescatame de esta situación Que no tiene más remedio que tu risa. Alejame de la atrocidad De querer pensarte tanto. ¡No sobreviviría! Las facturas seguirían llegando. Al alquiler lo continuarían cobrando. El propio sistema Se encargaría de eliminarme Antes de que yo a ti. Obviamente. Si yo no pretendo hacerlo. Continuaría insistiendo con la teoría de la media Aún en condición de calle. Hasta que ya no quede Ni inestabilidad Ni monotonía. Ni vos Ni yo Ni este humillante amor mendigado.